Divino salón de belleza

Después de nuestro sacrosanto hogar y nuestro amado trabajo, las mujeres, ya sea solteras casadas, viudas o divorciadas, tenemos un lugar en el cual somos intensamente felices… el salón de belleza. Y es que las o los estilistas son unos verdaderos Dioses con la tijera y la brocha, además de convertirse en los confidentes y consejeros de las mujeres desesperadas.

El post de hoy viene a que hoy fui al salón. No me hice un cambio muy radical, lo mismo de los últimos meses, la que si salió hecha un bombón fue mi mamá, pues se parece a la hija, claro.

El caso es que mientras estaba ahí, me di cuenta de todo el rollo que soltamos entre mujeres: que si ya bajaste de peso, que si sigues yendo al gimnasio, que si los hijos van bien o mal en la escuela, que si el marido perdió el empleo, que si se enteraron de quién se divorció por culpa de una mujer 20 años menor… ahí se entera una de todo!! Incluso de gente que uno ni siquiera conoce.

En mi caso es una estilista mujer, su nombre es Lupita y es en quién confío mi cabellera desde los últimos 11 años. Nadie más puede tocarme el cabello (para cortarlo o pintarlo) que no sea ella. Cuando sale de vacaciones me llama por teléfono para avisarme, que tal si se me ocurre hacerme algo y ella no está? Eso sería una catástrofe mundial!!

El 100% la mayoría de los hombres no comprenderá de qué hablo, pero las chicas sí!! Y es que nuestro cabello es una parte súper importante de nuestro cuerpo y nuestra personalidad, es increíble lo que un nuevo corte de cabello logra en nuestro estado de ánimo. Si además de esto le agregamos la terapia de echar el chisme a gusto y relajadas, leyendo alguna revista o platicando acompañadas de una tacita de café mientras llega nuestro turno, es el verdadero paraíso terrenal.

Tengo dos cosas que decir al respecto.
        Hombres: cuando su mujer ande de pésimo humor díganle… cariño!! Porque no vas a ponerte más hermosa para mí al salón? Si ella les responde con una negativa no habrá más qué decir, pero sinceramente lo dudo. Ella seguro lo agradecerá. Pero sean sutiles. Nada de: vieja, ve a cortarte las greñas. No, no, no!!
        Mujeres: cuando estén deprimidas, con algún problema, el ánimo por lo suelos, etc, vayan al salón de belleza. Las harán sentir unas reinas (porque lo somos) y se sentirán mucho mejor!!

Besos con sabor a chamoy!!!

8 cuentos:



Ches dijo...

Ay! Bola de chismosas, nada mas van a echarle tierra a uno. Jaja.

Bueno, las únicas veces que pise un salón de belleza fue cuando niño y acompañaba a mi mama, veía y oía las cosas de las doñas fufurufas que no hallaban ni que inventar nada mas para hacer chisme.

Es mas, ni a la estética voy por que yo solo me corto el pelo. Tengo la habilidad. Hace mas de 2 años que no gasto en peluquera. Jaja.

Besos chamagosos!

Novak dijo...

bueno pues lamento no ser parte de tu porcentaje tachado. A mi si me gustaría tener mi propia estilista personal ¿Por qué? antes de que empieces a sospechar que soy rarito ¬¬ déjame decirte que me importa bastantito la forma en que luce mi cabello. Y mas que importarme es que no puedo tener cualquier corte por lo que es difícil estar andando de peluqero en peluqero. Además de que les tengo pavor a esos sujetos. Mira lo que una vez escribí sobre ello antes de que me leyeras.

Cuetzpallin dijo...

Amo el salón de belleza!! aunque por lo gral el saón va a mí, mi estilista es la mejor amiga de mi hermana y NADIE más que ella puede decidir sobre mi belleza, jeje (obvio yo sí)..

Qué bonito que fuiste a ponerte más bonita, las niñas debemos consentirnos de vez en cuando, o no??

Besos!!

Monchis dijo...

Un salón de belleza es aquel en el que también se hacen las uñas no?? jaja.. yo he ido varias veces con amigas y l@s estilistas creen que soy gay por que me quedo viendo todo el proceso y platico como si supiera mucho de esas cosas.. la verdad es que aunque seamso hombres deberiamos también de devez en cuando acompañar a alguna mujer a modo de decir: "quiero verme involucrado en lo que te gusta" aunque claro está, también darles su espacio.. shale creo que me salí de tema.. y luego por que piensan que soi gay!!! n.ñ

Ro dijo...

Yo he cambiado en este sentido. Antes si me obsesionaba un poco más quién me corta el cabello ....y viví muchas aventuras. He ido a lugares sólo porque las que cortan el cabello estaban guapas, y ahora tengo un estilo un poco más despreocupada y voy a cualquier lado. Hubieras puesto una foto del look.

M a r u dijo...

Paisana, fijate que justo es lo que ando necesitando estos dias, porque traigo un desastre en mi cabellera.
Y si es cierto, ir al salon es como comerse una nieve de chocolate.
saluditos

Keniposa dijo...

yo cada q me siento en depre me hago un cambio de look radical!!

y claro q tambien tengo mi estilista de cabecera (literal)


jeje buen post me recordo q necesito darme un retoque!

Mayricienta dijo...

Ches:
Tú lo cortas a ti mismo? Es a lo que yo llamo un hombre práctico (codo), jaja.

Besos lo doble de chamagosos!!

Novak:
No me parece que seas rarito por el hecho de que te guste lucir bien, sin embargo, me lo parecerías si disfrutaras ir a echar el chisme ahí, jeje. O si? Ups! Jaja. Es broma.

Muchos besos!!

Cuetzpallin:
Wow!! Esa es una fortuna!! Yo también gozaba de tener mi propia estilista hasta que mi hermana, que es estilista, decidió vivir en el extranjero. Bah!!

Besos, chiquilla!!

Monchis:
Si si, es el mismo!! No creo que seas gay, se agradece que aprecies el tiempo que invertimos las mujeres para vernos lindas para ustedes. Yo paso tres horas en el manicure y mi novio nunca lo nota, jaja.

Besos, vecino!!

Ro:
Lo mismo hacía mi hermano. Iba a la estética aunque fuera el lugar más caro de la ciudad sólo por ver a la estilista, jaja.
Y no puse foto porque no hubo un cambio muy radical, pero luego subo una.

Besos!!

Maru:
Aaaay!! Y sabes que es mejor que eso? Una nieve de chocolate en un salón de belleza, jaja. Suerte con el look, siempre nos levanta el ánimo!

Besos, paisana!!

Keni:
Ah, tú eres de las mías!! Luego nos cuentas cómo te fue.

Un besoste!!